lunes, 26 de noviembre de 2007

LA ESPIROMETRIA


La confirmación diagnóstica se realiza con la espirometría.

Es el método que mejor permite demostrar la obstrucción del flujo aéreo, porque la determinación del peak-flow puede infraestimar la severidad de dicha obstrucción. La espirometría predice el pronóstico, la tolerancia al ejercicio, el riesgo quirúrgico y favorece el manejo del paciente con EPOC, aunque es poco útil para evaluar la calidad de vida del mismo.

Se recomienda su realización en:
Pacientes con edad superior a 35 años, fumadores o exfumadores, que presenten tos crónica [B].
Pacientes atendidos en atención primaria con clínica de bronquitis crónica [B]
Existe acuerdo en considerar el diagnóstico con valores de FEV1/FVC <>
espirometría, una de las clasificaciones propuestas para la EPOC es:
EPOC leve: FEV1 entre el 50-80% del valor de referencia.
EPOC moderada: FEV1 entre el 30-50% del valor de referencia.
EPOC grave: FEV1 inferior al 30% del valor de referencia.
Sin embargo, hay que considerar que para evaluar el grado de severidad de la EPOC también es importante tener en cuenta el grado de disnea, la capacidad física para el ejercicio, el índice de masa corporal (IMC), la PaO2 y la presencia de cor pulmonale